Blog con el ideal de ofrecer información de base (atemporal) sobre tres temáticas claves: 1) el imparable crecimiento de las energías renovables como único camino posible hacia un sistema energético sostenible 2) el ahorro y la eficiencia como parte fundamental de ese camino 3) la dificultad cada vez más actual del cambio climatico y del pico del petróleo o seguridad energética.

sábado, 25 de septiembre de 2010

NEGACION. IRA. NEGOCIACION. DEPRESION. ACEPTACION.

En 1969 la doctora Elisabeth Kübler-Ross redacta un modelo que enumera estas cinco fases por las que pasa un paciente a quien se le diagnostica una enfermedad terminal. El primer estadio, la negación, es aplicable a casi cualquier tipo de evento adverso que nos pueda acontecer, y mucho más, si ni siquiera ha acontecido aún.


Siempre que hablo con mis amigos sobre el “peak oil”, la mayoría interpreta el concepto de forma errónea. “¿Cómo se va a acabar el petróleo en unos pocos años?”, me dicen. Y estoy completamente de acuerdo.

El petróleo no se acabará, ni en cinco, ni en diez, ni en treinta años. Lo que se acabará es el petróleo barato, y cuando empiece este incremento de precios, si sucederá en muy pocos años. Aunque parezca que el “peak oil”, es únicamente algo referente a la cantidad de energía que todavía nos queda, es decir, una cuestión geológica, en realidad es prioritario referirse a este futuro momento de sobrepasar el “medio vaso”, como una cuestión económica.

España, como tantos otros países, tiene una enorme dependencia energética del exterior, con un porcentaje de casi el 50% proveniente del consumo de petróleo (en su mayor parte usado para el transporte), y casi un 25% proveniente del gas natural.


http://www.idae.es/boletines/boletin48

Se podría comparar la necesidad de petróleo y gas, con las necesidades de agua para nuestro organismo. El cuerpo humano contiene un 70% de agua. Un hombre de 80 kg tendrá por lo tanto 56 kg de agua. Dado que el agua es imprescindible para toda la actividad metabólica, no se necesita perder estos 56 kg. para llegar a un colapso por deshidratación. Con sólo perder entre 8 y 12 kg de agua, se moriría.

Ya en los años 70 tuvimos que enfrentarnos a una crisis de escasez a causa del embargo por parte de la OPEC, donde se produjo un incremento de 3 dólares el barril (159 litros) a 12 dólares entre octubre y diciembre de 1973. Pueden parecer precios de ganga, pero estamos hablando de la economía de hace casi 40 años, y de cuadruplicar los precios en tres meses.

video

Sin embargo no debemos pensar que la problemática del cenit, afectará únicamente al transporte, sino que llegará a todos los ámbitos de la economía. Una supuesta restricción de tan solo un 10% o un 15% de petróleo en cualquier país plenamente dependiente como el nuestro, creará un desequilibrio entre oferta y demanda, que irremediablemente nos llevaría a una gran inflación, más recesión. A esta situación económica se la llama estanflación, y es precisamente lo que ocurrió en la crisis de los años 70.

En este supuesto contexto económico tan difícil, mucha gente no podrá permitirse el lujo de gastar el doble por cada cosa, como por ejemplo el doble por viajar en avión, o el doble por llenar el depósito de un 4x4, aunque todos pagaremos con resignación, lo que nos pidan por los alimentos y medicamentos, aunque cuesten tres o cuatro veces más. Todos menos los que no tengan siquiera para esto.

Mientras tanto, desde 2008 el sistema financiero genera una crisis a nivel mundial, y la deuda año tras año, no para de crecer en comparación al PIB en muchos países desarrollados. Es quizá aquí donde está la clave, porque toda la economía está intrínseca y bilateralmente relacionada con la energía.


http://www.mckinsey.com/mgi/reports/freepass_pdfs/debt_and_deleveraging/debt_and_deleveraging_full_report.pdf

El dinero está basado en la deuda (deuda ofrecida por bancos, pero no garantizada por ejemplo con la misma cantidad de oro en depósito) ante la esperanza del continuo crecimiento hasta ahora siempre obtenido, gracias al petróleo. El dinero es la sangre de nuestra civilización moderna, y en la actual crisis ya hemos aprendido que significa una economía sin créditos. El crecimiento económico continuo, es imposible, porque choca de lleno con el concepto de planeta finito, con lo que se puede resumir que el sistema financiero actual, es un sistema que no funciona.


La reacción más habitual ante el cenit, y la larga y difícil transición que le seguirá, es la negación, por simple desconocimiento, porque supone retroceder en muchos sentidos (lo cual es opuesto a lo que hemos vivido hasta ahora), o porque pensamos que existen o se inventarán alternativas equiparables (esta última, es la creencia más habitual). Richard Heinberg describe muy claramente la natural actitud humana de la negación, en las primeras frases del Documental “Oil, smoke and mirrors”.

"Es tan fácil caer en la negación del cenit del petróleo porque eso... eso lo cambia todo. Cada uno de nosotros se ha criado en un periodo histórico en el que hemos tenido acceso a energía barata y a todas las cosas que la energía barata puede hacer por nosotros. Y así incluso gente que comprende intelectualmente el cenit del petróleo, tan pronto como desvían su atención del tema, casi inmediatamente empiezan a adoptar el modo habitual de pensar. Es una respuesta humana natural. Yo me sorprendo a mi mismo actuando así. Invierto horas al día estudiando el cenit del petróleo, sus variados aspectos, y tan pronto como me desvío mentalmente del tema, de repente estoy en el "mundo normal" otra vez, ese llamado "mundo normal", ese trance consciente que vivimos a diario."


video

http://www.youtube.com/watch?v=IQEsLmXOB6I
video

http://www.youtube.com/watch?v=Z9DtQYLY6z0&feature=related


La resistencia a nuevas ideas es proporcional al cuadrado de su importancia.

Bertrand Russell




La larga transición hasta la aceptación.

El modelo de la doctora Elisabeth Kübler-Ross, se ha cumplido fielmente en una gran cantidad de personas enfermas. Sin embargo podríamos completar este modelo con un primer estadio (si le puede llamar así) que se da lugar en el 100% de los casos. Cualquiera de las personas que hayan tenido que enfrentarse a tan temible diagnostico, habían pasado algún tiempo (por pequeño que sea) durante el cual desconocían su grave enfermedad incipiente, es decir que el “estadio cero” anterior a la negación, es la mera ignorancia de lo que se avecina.


Solo después de llegar a aceptar y comprender la totalidad del peak oil, es cuando no nos parece descabellado afirmar que nuestro mundo real, es irreal. Esta es la idea base, del anterior artículo en este blog sobre ésta misma temática.

http://renovablessinlimites.blogspot.com/2009/10/neo-matrix-morfeo-quieres-saber-que-es.html


El peak oil, llegue pronto o llegue tarde, será el mayor reto al que se habrá enfrentado la humanidad nunca, y sin embargo casi nadie habla de ello, y tan solo un 1% de la población mundial conoce el difícil porvenir que nos espera. ¿Cómo va a haber gente que reflexione si podrán vivir como hasta ahora en las próximas décadas, si el cenit del petróleo, ni siquiera es algo nombrado como concepto, ni es investigado, como si se hace con el calentamiento global, y eso a pesar de ser un problema mucho más difícil de resolver aún? Si ningún político, si los medios de comunicación, ninguno habla sobre este inminente peligro, no como alarmismo, sino con fines preventivos, no se es posible alcanzar la simple aceptación del problema por parte de millones de personas, para empezar a prepararnos cuanto antes.

Si vas con la bici, y de pronto, te encuentras con un obstáculo para el que no tienes tiempo de esquivarlo o frenar, lo que haces instintivamente es protegerte para que el inevitable impacto, te haga el menor daño posible. Sería absurdo mirar para otro lado, y seguir pedaleando esos últimos metros antes del choque. Cuanto más tiempo continuemos con este “desconocimiento absoluto”, tanto si el cenit es dentro de diez años, como si es dentro de tres, cada vez nos queda menos tiempo para intentar “amortiguar" los efectos de una crisis de suministro. Saber que va a ocurrir es más importante, que querer saber cual es el año más probable.



http://www.acus.org/docs/051007-Hirsch_World_Oil_Production.pdf

Así pues la verdadera primera fase, es salir del desconocimiento. Pienso que para esto, el típico “boca a boca” es un mal comienzo, porque el que escucha por primera vez, algo sobre el inminente “peak oil”, le será casi imposible plantearse la gravedad de las consecuencias que tendrá el cenit, al oirlo simplemente por boca de un amigo. El mejor método para dar a conocer a alguien cual es el futuro que nos depara la escasez de suministro, y conseguir que reflexione sobre ello, es que vea algún documental, o lea alguno de los muchos libros que hay. En la parte izquierda de la siguiente página, tienes muchísimas opciones entre los que elegir (aunque todos ellos en ingles), de autores de renombre.

http://www.lifeaftertheoilcrash.net

Si quieres un libro en español de lectura sencilla y accesible, te recomiendo el siguiente. Aunque deja claro que todo lo global tenderá a desaparecer, su mensaje final, es que la restricción a lo local no tiene porqué ser algo traumático.



Una joven activista llamada Oily Cassandra, tuvo una idea en la forma de dar a conocer el cenit del petróleo, para intentar divulgarlo al máximo número de personas, escogiendo la estrategia de marketing con más éxito. Eso si, en su mensaje, casi no deja espacio a la esperanza.

video

Y una vez que salimos del desconocimiento, las distintas fases por las que atravesamos pueden ser diferentes en cada persona, pero el paso final ha ser la aceptación, sin miedo, ni culpa, que solo entorpecen la búsqueda de un nuevo modo de vivir postmaterialista, que no tiene porque ser peor.

video




El cenit del petróleo en positivo.

Recientemente (desde 2008) hay quien pensó que se podía intentar abordar todo este asunto en forma positiva, algo verdaderamente nuevo en todos los ámbitos que “predican” el cenit. KrisCan es un programa televisivo, protagonizado por una joven y simpática mujer, que pretende sensibilizar y hacernos reflexionar sobre los retos energéticos, pero de una forma educativa, buscando formas en que podamos hacerles frente. El programa presenta a algunas personas que están utilizando diversas soluciones para aumentar su capacidad de recuperación y de sostenibilidad, en un futuro con menos energía asequible.

video

Personalmente me llamó la atención la afirmación del entrevistado Tom: “En realidad no hace mucho que dependemos del petróleo.” Y es cierto. Hace 40 años consumíamos la mitad de petróleo que ahora, solo que ahora somos el doble de población. Parece pues que se trata de aprender a vivir con un racionamiento a la mitad, y después intentar cambiarlo todo hacia un consumo mínimo. Esperemos que sea posible, pero lo que es seguro es que no será fácil, y que será una larga transición.

video

video


Videos traducidos por SubtUtiles: http://www.youtube.com/user/SubtUtiles

Todos los videos en Ingles en: http://www.youtube.com/user/kriscanshow

En uno de sus videos, Kris se plantea la recomendación emitida en un periódico por Robert Hirsch, de no difundir el inminente acontecimiento del cenit del petróleo al público en general, y que es mejor para la economía que la inmensa mayoría de gente continúe en el desconocimiento, ya que esto supondría que la actual crisis, se acentuara aún más.

Resulta que Robert Hirsch es un eminente asesor del Programa de Energía SAIC, y fue el principal autor del informe “Peaking of World Oil Production: Impacts, Mitigation, and Risk Management” (referenciado arriba en la tabla de posibles años del peak oil) que en 2005 advertía de la cercana llegada del cenit como un grave peligro para la economía estadounidense, en un plazo de no más de 5-10 años.

http://en.wikipedia.org/wiki/Hirsch_report

video

Una vez mas, el primer escollo es romper con el “desconocimiento absoluto” por parte de todos. Pasar de ese mísero 1% de la población que conoce y comprende, el cenit y sus consecuencias, a por ejemplo un 10%, que aunque siga pareciendo pequeño, si puede resultar suficientemente significativo.




El fenómeno del centésimo mono.

“El mono japonés, Macaca fuscata, ha sido observado en la naturaleza durante un período de más de 30 años.

En 1952, en la isla de Koshima, los científicos habían proporcionado a los monos batatas tiradas sobre la arena. A los monos les gustaba el sabor de la batata cruda, pero encontraron desagradable la suciedad.

Una hembra de 18 meses llamada Imo descubrió que podía resolver el problema lavando las batatas en un arroyo cercano. Ella le enseñó el truco a su madre. Sus compañeros de juego también aprendieron este nuevo método, y enseñaron a sus madres también.

Entre 1953 y 1958 todos los monos jóvenes aprendieron a lavar las batatas dulces con arena, para hacerlas más apetecibles. Sólo los adultos que imitaron a sus hijos aprendieron esta mejora social. Otros adultos seguían comiéndose las batatas sucias.

Entonces sucedió algo sorprendente. En el otoño de 1958, un cierto número de monos de Koshima estaban lavando batatas (el número exacto se desconoce). Supongamos que al salir el sol una mañana había 99 monos en la isla de Koshima que habían aprendido a lavar sus batatas. Supongamos también que esa misma mañana el mono cien aprendió a lavar las batatas.

¡Entonces sucedió! Ya por la noche casi toda la tribu de monos estaban lavando batatas antes de comerlas. ¡La energía añadida por ese centésimo mono, de alguna manera creó una brecha ideológica!

http://www.context.org/ICLIB/IC09/Myers.htm

Este comportamiento animal observado, es un fiel reflejo de una misma conducta humana en muchas ocasiones. Se ha criticado mucho a los politólogos, por no haber sabido predecir la caída del muro de Berlín en 1989, que aunque fue consecuencia de decisiones políticas precipitadas, el acto en si de avalancha humana y espontánea ante 28 años de separación, nadie lo hubiese creído, si alguien lo hubiera profetizado tres meses antes. Este es un ejemplo perfectamente análogo al “fenómeno del centésimo mono”.

Hasta ahora, los que conocen y aceptan el inminente cenit y su impacto económico, son muy pocos. Según pase el tiempo, cada vez se verán más reportajes en prensa y TV sobre el tema, y llegara un año en que todo el mundo reconocerá que hemos entrado en una etapa de progresivo decrecimiento. Se habrá alcanzado la catarsis.

Es seguro que el cenit del petróleo ocurrirá. La incógnita es saber cuanto y con que rapidez evolucionará a partir de entonces. Pero una de las dificultades predictivas, es que seguramente solo se reconozca que hayamos alcanzado el cenit, cuando ya llevemos diversos años seguidos con descensos en la extracción, como única forma de demostrar que no es descenso puntual. Es más que probable, que el cenit ya ha pasado:

“Expertos como Richard Heinberg consideran que el verano de 2008 marcó el techo de extracción mundial de petróleo y que pronto (antes que los niños de primaria tengan edad de conducir) no habrá el petróleo necesario para seguir nutriendo nuestro nivel de consumo.

La extracción media global fue en 2005 de 979 barriles por segundo (b/s), en 2006 de 978 y en 2007 de 977. En julio de 2008 alcanzó el récord de 1002 b/s, en agosto cayo a 988 y en mayo de 2009 estaba en 969. Heinberg ha propuesto recordar el 11 de julio de 2008 como el Peak Oil Day.


Un libro muy recomendable.




Hasta hace poco, nuestra adicción solo era una cuestión ecológica.

Las advertencias de los expertos de las consecuencias del cenit como problema económico, han sido durante muchas décadas o bien ignoradas, o calificadas de catastrofistas por parte de la clase política. Sin embargo en 2008 ya hemos sabido lo que significa un barril a 146 dólares. ¿estamos esperando a que se produzca un incremento análogo para empezar a actuar? ¿habrá entonces tiempo y dinero para cambiarlo todo?

Paralelamente, nuestra adición al petróleo, si ha sido siempre, en mayor o menor medida un problema ecológico. Ejemplo de ello son los recurrentes derrames acaecidos en el mar a lo largo del tiempo (el primer derrame de un pretrolero se produce en 1967), la contaminación del aire en las ciudades ante la masificación de los coches, la contaminación de plásticos en tierra y mar que tardan 1000 años en degradarse, etc. En la actualidad se ha elevado la percepción del daño medioambiental, por el calentamiento global, y en el borde del precipicio tenemos a su vez, la temible amenaza de elevación del mar, por el posible deshielo de Groenlandia en un futuro relativamente lejano. Si realmente sucede esto, sería otra vez, un enorme doble problema medioambiental y económico. El hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon afectó a más de 944 kilómetros de litoral. Pero el deshielo de Groenlandia, afectaría a todas las costas del mundo.

Este siguiente anuncio de una marca de filtro de agua, resalta nuestra costumbre de consumir agua en botellas de plástico, como tan solo un ejemplo, de nuestra dependencia del petróleo para casi todo.



En realidad, Dario Jana Castro ya tuvo esta misma idea impactante mucho antes, en 2007, en su video presentado al concurso organizado por ECODES.

video

http://www.youtube.com/watch?v=3-2NSBLviG8

Ante nuestra sed de petróleo, y ante la progresiva subida del precio del barril, las compañías petroleras se dirigen ya, hacia dos de los últimos santuarios vírgenes de la Naturaleza, muy sensibles al más mínimo cambio: El Ártico, y los bosques boreales de Alberta.

Ambos casos, son un ejemplo de como no hay límites de ningún tipo en la industria del petróleo, y ambos son dos importantes denuncias actuales de Greenpeace, que intenta batallar de la forma que mejor sabe esta ONG: Primero dar el conocimiento a la población en general, para luego poder reivindicar cambios (si es que es posible, ya que por ejemplo el Ártico no es un país con gobierno).

video

http://www.gobeyondoil.org/arctic.php

video

http://www.greenpeace.org/canada/en/campaigns/tarsands/Resources/Fact-sheets/Threats-Water-depletion

Y por supuesto no nos olvidemos de la eufemísticamente llamada “exploración” de Alaska, donde hace 20 años se produjo uno de los derrames cuya fama ha perdurado en la memoria (el del Exxon Valdez) por el terrible contraste de la negra contaminación, en un entorno tan sumamente puro y blanco.



http://www.aoga.org/wp-content/uploads/2010/06/ns-og_activities1_22_08.pdf

Siempre se ha argüido que la extracción en Alaska, ha sido fundamental para garantizar la seguridad energética de EEUU. En realidad, esta extracción no ha sido mas que un mero intento fallido, de volver a recuperar la capacidad productiva máxima alcanzada en 1970 (también se intentaría “remontar” con las aguas profundas). EEUU es un claro ejemplo de “montaña” incrementada muy rápidamente, y consecuentemente agotada a igual ritmo. Si solo miramos los 48 estados originales, tras 40 años después del cenit, el recorrido que resta, es tan solo la última ladera de la montaña, muy por debajo del cenit.



http://www.postpeakliving.com/preparing-post-peak-life

Que exista o no, un gran número de personas con una mínima sensibilidad ecológica, no va evitar el hecho de que el cenit del petróleo ya esté aquí, pero si afecta en el sentido de que es lo que queremos hacer después, porque por ejemplo carbón si queda para mucho tiempo. ¿Vamos a repetir el mismo error? Mucho me temo, que cuando quede cada vez menos petróleo, los intereses económicos de las petroleras y de los gobiernos mirarán otra vez, con más codicia aún, estos últimos reductos, no ya como oro negro, sino como diamantes negros.




Reflexiones sobre el cenit.

Una vez más Richard Heinberg nos da unas reflexiones muy esclarecedoras sobre las implicaciones del cenit, y nos termina comparando magistralmente con la levadura, si continuamos con esta completa falta de previsión actual.

video

video

Hay también otros gurus intentando llamar nuestra atención como Michael Ruppert, que nos da en el documental-entrevista Colapso, algunas reflexiones llamativas, pero realistas.

“Es axiomático que si el petróleo disminuye, la población también debe disminuir. En toda la ciencia, en toda la biología, no hay casos donde la población prospere, ya sean bacterias en una placa Petri, ya sean caribus en una isla del Ártico, gracias a que encuentre una serie de circunstancias favorables, y terminado ese punto favorable, permanezca sin sufrir un inmediato decrecimiento poblacional.


Cuando uno se enfrenta a una crisis abrumadora que pone en riesgo la vida, como en el Titanic siendo golpeado por un iceberg, y tomas conciencia antes que nadie, de que el barco se va a hundir, y de que no hay suficientes botes salvavidas, y sabes cómo construir botes salvavidas, y tratas de hacer algo en el poco tiempo que tiene el Titanic antes de hundirse, probablemente vamos a encontrar 3 tipos de pasajeros en el Titanic.
Encontraras un tipo que está básicamente paralizado, ¿el barco ha sido golpeado?, ¿qué significa eso?, ¿qué hago?, ¿no sé qué hacer?, ¿no sé dónde ir?. Este es un grupo.
Hay otro grupo que dice: Sabemos que el barco se está hundiendo. Vamos a morir todos, a menos que hagamos algunos botes rápidamente. Enséñenos qué hacer.
Y luego tenemos al tercer grupo, que dice: Este es el Titanic, es imposible que se hunda, ¡¡No se va a hundir!! Así que volvamos al bar a tomar un trago, y ustedes apocalípticos vayanse a dar un paseo.
Ahora, si tú eres el único que sabe hacer botes salvavidas, ¿a qué grupo de gente vas a ayudar?


Aísle su casa, si tiene casa. Si posees tierras, debes inmediatamente dejar de usar petroquímicos, y empiece a aprender cómo recuperarla, que es lo que yo hago en el jardín de la casa que rento, mezclando cenizas de madera y carbón de los asados, y luego orinando encima, porque así obtienes los elementos esenciales del nitrato de amonio, que ayuda en la recuperación del suelo. Si eres dependiente del celular, consigue un teléfono fijo. Consigue libros de primeros auxilios y de medicina holística. Y no debes almacenar comida. Lo que debes almacenar son semillas.


Si tomara un billete de mi billetera, lo agarro, lo saco de la billetera, es de 20 dólares. ¿Me lo puedo comer? ¿Puedo enrollarlo y masticarlo? ¿Obtengo calorías o vitaminas? No. No las obtengo. ¿Puedo arrugarlo y tirarlo en mi deposito de gasolina? No, tal vez obstruya los inyectores. Esto es sólo un simbolismo. No es nada, es fiduciaria. Es creada de la nada, porque alguien echó a andar una imprenta. ¡Eso es todo! Antes del gran crecimiento poblacional, que se produjo con la llegada del petróleo, vino también esta revolución en el sistema monetario. Hubo un tiempo en que la libra esterlina era lo mismo que una libra de la plata metálica esterlina. El dinero equivalía a las cantidades de plata sacadas del suelo. Era tangible, no podrías imprimir metal. Era algo real.


Soy un gran defensor de la compra y posesión de oro físico, no "papel oro". Compras oro, y es tuyo. Cuando llegue la hiperinflación, después de la deflación, y esos millones de dólares regresen, y estemos acarreando carretillas de billetes de dólares para comprar un pedazo de pan, la única cosa que la gente aceptara a cambio, será el oro.


Si estas en un campamento con un grupo de campistas, y un oso los ataca, tú no tienes que ser más rápido que el oso. Tú sólo tienes que ser más rápido que el más lento de los campistas”





Hay esperanza.

La pregunta del millón es, si vamos a saber, y si vamos a poder enfrentarnos a este problema, al menos cuando despertemos. Podemos intuir la mejor respuesta, mirando lo que sucedió en la década de los 70, en donde nos enfrentamos a las verdaderas consecuencias, y se crearon iniciativas para ser más independientes de los combustibles fósiles, solo que en los 80 nos volvimos a quedar dormidos. En la siguiente página podrás ver, una recopilación de innovaciones en arquitecturas más sostenibles surgidas tras la crisis de 1973.


http://www.sorryoutofgas.org

Sin embargo si algo recibió un duro revés en 1973, eso fue el transporte, y en particular el democratizado coche particular. El 60% de los productos derivados del petróleo se utilizan para el transporte, y de éste buena parte se la lleva los distintos tipos de transporte terrestre, así que cuando aparezca la carestía del cenit, la primera y mejor arma, serán las políticas de ahorro en este sector, y para ello el primer paso lógico será desechar y/o prohibir todo lo que derrocha combustible.


El Hummer ha dejado de fabricarse este año 2010, por su consumo excesivo, y por las previsiones de aumento del combustible. Este “cambio insignia”, puede ser que sea un primer acontecimiento hacia una época futura donde los fabricantes volverán a la moda de encoger los vehículos, en respuesta a un combustible muy caro, de modo que aparte de los coches eléctricos, crecerán los segmentos de motocicletas, de los microcoches, de los cuadriciclos, e incluso podrían volver a aparecer coches de muy escasa potencia (lo que minimiza el consumo de forma obligatoria) algo que hoy no existe, porque se consideraría un producto deficiente, cosa que no ocurría, no hace tanto tiempo.


http://www.2cvnayocamposdelrio.es/pages/5/noti/1-historia-del-citroen-2cv.html

Ni siquiera hace falta ir al pasado para ver que ocurre, cuando hay dos tipos combustibles (gasolina y gas natural comprimido), donde el primero es más caro que el segundo, pero el segundo tiene una insuficiente oferta.


http://www.motorpasion.com/otros/los-taxistas-chinos-ensayan-para-el-peak-oil

Petróleo y transporte están muy interrelacionados. El siguiente artículo da un halo de esperanza hacia una primera parte del cenit no tan grave si logramos compensar la insuficiencia, en un uso mucho menor del transporte privado, y en una mayor eficiencia.

No es descabellado. Si hipotéticamente el precio de la gasolina, alcanzara una cifra descomunalmente alta, habría mucha gente que a la hora de ir al trabajo, se pasaría forzosamente del cómodo coche particular, a la incomoda pero ahorradora moto, y los viajes particulares en coche de 500km ida y 500km vuelta, durante los fines de semana, quedarían en el recuerdo de los tiempos de la abundancia.

“En mi opinión, la clave para la demanda de petróleo se encuentra en el transporte, y no realmente en la demanda global de energía. Durante los últimos 35 años el porcentaje de empleo de petróleo (todo menos la demanda alquitrán y de asfalto) para el transporte ha aumentado del 41% al 61% y sigue aumentando (véase el gráfico). Cantidades cada vez mayores de la parte pesada del barril, están siendo actualizadas como combustibles para el transporte, como consecuencia de que los crudos más pesados y más difíciles representan la mayoría de la oferta de petróleo disponible en general. El único combustible de transporte que se filtra hacia el ámbito de la energía en general, es el gasoil. Su uso se divide entre los sectores residencial, comercial y agrícola para la calefacción, pequeños generadores, equipos de construcción, y así sucesivamente. Algo de gasoil es también usado para la generación de electricidad, pero con la presión del sector del transporte, este uso lentamente retornará en el transporte, aunque sólo representa un 5% de la demanda mundial de gas-oil.”




http://blogs.shell.com/climatechange/2009/11/peak-oil-peak-transport

También existen medidas drásticas a imponer por parte de los gobiernos, con el fin de reducir el consumo global en transporte. Una es establecer el permiso de repostaje únicamente los días pares, a las matrículas pares, y los días impares, las matrículas impares (excepto los días 31). Esto que ahora mismo parece surrealista ya que nadie habla del cenit, en realidad ya se impuso en los EEUU durante la crisis de suministro de 1973.

La segunda medida sería establecer en todas las carreteras, la velocidad máxima de circulación de 90 km/h. Esto también fue ley en los EEUU en 1974, aunque diversos estudios apuntan a que el ahorro total conseguido, solo fue de un uno por ciento.

Sin embargo no podemos esperar a que los gobiernos hagan algo, porque parece que solo actuarán cuando los precios suban. Demasiado tarde.

Algunas comunidades previsoras, ya han empezado a cambiar, en lo que han denominado Transition Towns (municipios en transición). Esta iniciativa nació en 2006 en Totnes, en Devon, y es la primera ciudad de Gran Bretaña en contar con un Plan de Acción de descenso de Energía. Desde entonces otras muchas comunidades se han apuntado al el concepto de resiliencia (capacidad del sistema local de recuperar el equilibrio ante perturbaciones imprevistas).

http://www.transitionnetwork.org/initiatives/map



http://transitionculture.org/wp-content/uploads/10THINGS.PDF

Entre los distintos objetivos de una “transition town” está el aplicar la permacultura, reaprender profesiones y conocimientos que puedan ser útiles en un mundo con escasez de petróleo, recuperar la producción local de alimentos, e incluso usar una moneda local, con pocas unidades impresas.



Más información en:

http://transitionculture.org/essential-info/pdf-downloads/


Incluso Barcelona ya ha empezado a apuntarse también a este movimiento.

http://barcelonaentransicio.webs.com/


Voy a finalizar este macro-articulo con las palabras esperanzadoras del experto Colin Cambell, que aparecen al final de un documental muy recomendable.

"La costumbre de ir cada uno en su coche y como se hace hoy en día, esta seguramente llegando a su fin. Puede que redescubramos la bicicleta. En realidad creo que en las condiciones económicas que se están abriendo, encontraremos una forma de vida más regional. La gente vivirá más en su propia comunidad. Los mercados serán más locales. No veremos esos camiones gigantescos que transportan mercancías por todas partes. Y en cierta manera, uno podría pensar que sería una vida mejor.

Los filósofos, y las personas con una inclinación más romántica, dicen: bueno, quizá ese petróleo ha resultado ser una maldición, y ha destruido la forma natural en que la gente debería vivir. Así que personalmente soy bastante optimista respecto a los supervivientes, porque pienso que habrá una crisis espantosa, tensiones, de todo. La transición será difícil, pero lo venga a continuación puede estar bastante bien, si es que no resulta incluso mejor."

http://www.documaniatv.com/social/documentos-tv-petroleo-el-fin-de-una-era-video_e46f33554.html