Blog con el ideal de ofrecer información de base (atemporal) sobre tres temáticas claves: 1) el imparable crecimiento de las energías renovables como único camino posible hacia un sistema energético sostenible 2) el ahorro y la eficiencia como parte fundamental de ese camino 3) la dificultad cada vez más actual del cambio climatico y del pico del petróleo o seguridad energética.

sábado, 3 de enero de 2009

UN CRUDO DESPERTAR: EL DECLIVE DEL PETROLEO

Este es el título de un documental del año 2007 recomendable de ver, que ha recibido numerosos premios. Es mucho mas recomendable que otros hiperconocidos documentales sobre el cambio climático.

El mensaje es la concienciación de “despertarnos” (y cuanto antes), de que posiblemente estemos ya en la mitad del vaso, o muy próximos a esa mitad. Para mi, el logro de este documental, es que está mostrado de la forma mas objetiva posible (con multitud de datos reales), con independencia política, y sin ni siquiera estar basado en el ecologismo, lo cual crea el debate entre todo tipo de ideologías, y se protege de posibles detractores interesados en anularlo.

Este artículo es una recolección textual (copiado literalmente) de los conceptos y datos ofrecidos por este documental. Es decir, solo se quiere divulgar el mensaje que se da. Naturalmente ofrecemos solo un resumen, lo mas significativo.

Como muchos datos son negativos, sería muy fácil idolatrar el pesimismo. No es nuestro objetivo. Al contrario, siempre en este blog, se ha querido resaltar más las posibles soluciones (si las hay) que el problema en si (mientras el futuro no nos demuestre lo contrario). Por este motivo, los siguientes dos artículos de este blog ahondarán en esas posibles soluciones.

Al "despertar" con este documental, quedas tan impactado, que realmente solo encontramos una moraleja positivista: la advertencia de actuar decididamente para evitar o mitigar consecuencias económicas futuras. Actuar aquí, tiene el significado de mas renovables, pero sobretodo de una mentalidad de menos consumo, y este será el verdadero reto.





DOCUMENTAL

El petróleo es nuestro dios. Tanto da, si alguien dice que venera a Jesús, Buda o Alá o a quien sea. En realidad veneran al petróleo.

¡Inviertes un dólar y a cambio tienes 25.000 horas de trabajo humano! ¡Esta fuente de energía es tan densa, que esencialmente es energía gratis!

El petróleo es una imán para la guerra. El petróleo empieza guerras.

Si vas a Washington, mucha gente te diría que el petróleo no tenía nada que ver con la guerra. Podríamos llamarle "la cosa innombrable". Pero de hecho, todo apunta a que EEUU no trató de controlar las zonas con armas de destrucción masiva, pero sí los campos petrolíferos.


EEUU era la Arabia Saudita del mundo hasta la década de los 50. Nunca pudieron imaginar que acabarían con el petróleo, porque estaba por todas partes, lo impregnaba todo. McCamey, Texas en la actualidad: Por supuesto, ahora nos hemos dado cuenta que tarde o temprano los recursos se agotan. Ahora ya nadie se ríe de eso.


Entrevista en 1976: Hace ya 20 años que el Dr. Hubbert avisó a sus colegas de la industria del petróleo, de que EEUU llegaría probablemente a su cénit de producción de petróleo en 10 o 15 años.

Fue apartado de su profesión por hacer una predicción tan ridícula. Los optimistas de entonces decían: "esto es una locura, estamos encontrando 6 barriles de petróleo por cada uno que consumimos." Cuando llegó la década de los 70 pasó lo que él predijo.


http://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20060309101613975

En diciembre de 1970 EEUU llegó a su cénit con una producción de 10,2 millones de barriles diarios. Tras eso los precios del petróleo se dispararon y entonces nos embarcamos en un boom de perforaciones de proporciones épicas.

Diez años después trabajábamos sobre 4,5 veces más cantidad de pozos, que cuando estábamos en el cénit. Y nuestra producción de petróleo, tanto en los 48 estados del sur como en aguas poco profundas ya ha caído de 10,2 millones de barriles al día a 6,9 millones de barriles al día.


Los últimos grandes reservorios petrolíferos que se llegaron a descubrir, resultaron ser el petróleo de North Slop de Alaska, el petróleo Siberiano y el del Mar del Norte. Y esos descubrimientos se dieron en los años 1967, 68 y 69.

En el presente hay 58 países que están produciendo menos de lo que producían en el pasado. El mundo ya ha sido suficientemente explorado por la industria como para saber cuáles son las zonas prometedoras. Todas las grandes zonas ya han sido identificadas.

Dos tercios de las reservas de crudo están en Oriente Medio, básicamente en el Golfo Pérsico. Y eso es 10 veces más que cualquier otra fuente. Ahora mismo la única región que no ha llegado al cénit es Oriente Medio.


La mayoría de las previsiones profesionales para 2030 ven a Oriente Medio produciendo unos 50 millones de barriles al día.

Sabemos que Irán llegó al pico con 6 millones en 1978 y que ahora sufre para mantenerse entre 3 y 3,5 millones al día. Kuwait las pasa canutas para mantener sus 2,5 millones diarios. Puede que Kuwait llegue a extraer otro medio millón de barriles al día, puede que Emiratos Árabes Unidos también, así que para llegar a los 50 millones se necesita que Arabia Saudita produzca entre 20 y 25, o incluso 30 millones de barriles diarios.

Y esos días hace ya tiempo que pasaron, aunque ahora tengan un número mágico de 15 millones para los próximos 50, 70 y hasta 100 años.

Si Arabia Saudita ya ha sobrepasado su pico de producción, entonces diría con bastante seguridad que el planeta entero ha llegado al pico del petróleo. Cuando llegas al pico, estás en la cima de la montaña. A veces, al otro lado, hay una pendiente suave, otras veces hay un barranco.


La demanda de energía crece más de lo que muchos predijeron hace 5 años. Para cubrir la demanda se tendrá que pasar a ofrecer, del actual nivel de 80 millones de barriles diarios, a 120 para el año 2030.


A principio de los años 70 más de medio planeta no usaba petróleo. Los únicos grandes consumidores de petróleo eran Europa, Japón aunque no demasiado, Estados Unidos, Canadá, y la antigua Unión Soviética.

África no usaba petróleo, Oriente Medio no usaba petróleo, nadie en el Este lo usaba exceptuando a Japón. Hoy en día no usan petróleo Papúa Nueva Guinea, algunas pequeñas islas del Pacífico Sur que tampoco lo usan.

Este último dato ya no es cierto:
http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_consumo_de_petr%C3%B3leo

En EEUU consumimos el 25% del petróleo del mundo, somos sólo 1 persona de cada 22, y tenemos sólo el 2% de las reservas conocidas de petróleo. Acaparamos la energía y seguiremos haciéndolo mientras seamos ricos y la energía sea barata. Pagamos más cara el agua embotellada que la gasolina.

Si tienes un coche de pasajeros, un coche familiar moderno, puedes meter de una a seis personas, llenar el maletero de cosas y recorrer dos kilómetros en un ratito ¡por 20 céntimos!

Ahora bien, si no tienes gasolina, e intentas negociar con alguien que tenga un carro de caballos, o con alguien que vaya en bicicleta o que tire de un carro a pie, y le dices: "Oiga, ¿podría hacer un viaje de 2 kilómetros y llevarnos a mí, a mis amigos
y nuestras maletas, por 0,20 euros?" ¡Se reirían de ti!


Ni el 1% de la gente es siquiera consciente del problema al que nos enfrentamos.

Si esperáramos hasta el cénit del petróleo para empezar a hacer la transición, habría consecuencias económicas muy serias. Si nos anticipáramos en 10 años, habría consecuencias económicas moderadas. No habría consecuencias económicas si nos anticipáramos en 20 años, pero estoy completamente seguro de que no tenemos 20 años.

En la Antigua Grecia, quien llevaba malas noticias era ejecutado. Y los políticos que traen malas noticias, ¡no son reelegidos!

Los pasos que necesitamos tomar para afrontarlo racionalmente requieren un decrecimiento. Así pues, si eres consejero de una gran compañía o vas a aportar dinero
para una campaña política y dices: "¡Eh! ¡Quiero ralentizar la economía! Quiero vender menos coches, que la gente conduzca menos, que se muevan menos con sus coches, eso reduciría el sector automovilístico y con él toda la economía"

¡Nadie votaría eso!

Las zonas suburbanas están en peligro porque el modelo de los suburbios se basa en desplazamientos de 30, 40 y hasta 50 kilómetros a tu trabajo y vuelta. Y eso es viable solamente con petróleo y gas relativamente baratos.

Hemos esperado demasiado y ahora andamos escasos de esas tres cosas que tanto necesitamos: dinero, energía y tiempo.

Cerca de 1.000 millones de personas contemplan este momento por televisión, en el que el hombre pisa la Luna por primera vez. De la misma manera en que JFK dijo en 1960 que eso se haría en una década, y ocurrió a pesar del enorme reto tecnológico que ello supuso, si realmente se propusiera que los científicos se centraran en que aprendiéramos a eliminar los combustibles fósiles en 10 años, creo que podría hacerse.

Bueno, el problema actual se parece más a colonizar Plutón que no a pegar dos saltitos sobre la Luna.

La Edad de Piedra no se terminó porque se acabaran las piedras. No nos pasamos del caballo a los coches porque se terminara el heno. Incluso cambiando todos los coches actuales por coches híbridos, dentro de 5 a 7 años volveríamos a consumir tanta gasolina como ahora. Porque cada año que pasa la economía crece y tenemos que consumir más y más petróleo.


Conceptualmente, la economía del hidrógeno podría ser una buena idea, pero si contemplas la realidad, conlleva retos mayúsculos.

Para la industria del automóvil es el tema del huevo y la gallina. Por un lado la industria no está motivada para invertir en el hidrógeno porque no hay infraestructuras para la distribución y la producción a bajo costo. Y por el otro lado, estas infraestructuras no existen porque no hay demanda para el hidrógeno. Así es difícil arrancar.

Hacen falta de 3 a 6 litros de gasolina para fabricar hidrógeno suficiente para circular con un coche lo mismo que usando directamente 1 litro de gasolina. En un entorno así, la economía del hidrógeno pierde todo sentido. ¡Cambiar a hidrógeno puede llevar 40 años!

Las cantidades de etanol y biodiésel que podrán estar disponibles son muy, muy pequeñas. Sólo serán capaces de sustituir una parte muy pequeña del actual consumo de petróleo.

Aun llevando la producción de agrocombustibles al límite, incluso multiplicándola entonces por 10, seguimos hablando de una gota en el desierto comparado a nuestro consumo actual de petróleo.

Para reemplazar el actual consumo de fósiles necesitaríamos 10.000 plantas ¡10.000! de las mayores plantas nucleares existentes. Si quemáramos Uranio 235 en todas ellas,
las reservas mundiales de Uranio durarían entre una y dos décadas.

La cantidad de energía solar que incide sobre la Tierra es 20.000 veces mayor que la cantidad de combustibles fósiles que usamos. Hay muchísima energía solar. Pero aún no hemos aprendido a usarla. La principal barrera a la implementación de la electricidad solar es su coste.

Para producir con energía solar toda la energía fósil que usamos, se debería cubrir un área como media España. Todas las placas solares fabricadas en el mundo hasta ahora cubrirían apenas 10 kilómetros cuadrados. No es imposible ni inimaginable, pero sí un enorme reto tecnológico.

Si nos fijamos en todas estas fuentes de energía y las juntamos todas hay que ser muy optimista para creer que seremos capaces de producir nada que se parezca a las cantidades y calidades de energía que conseguimos hoy día de los combustibles fósiles.

La demanda mundial anual actual ronda los 25 a 30 mil millones de barriles y se está incrementando a un ritmo alarmante. Ahí está realmente el problema: ¡La demanda es tan grande! No hay nada imaginable que pueda reemplazar esas cantidades.


Hubo un cénit temporal en 1973, cuando los países de la OPEP y de Oriente Medio se enfadaron por la guerra de Israel y dejaron de exportar petróleo.

Enseguida llegó el pánico al quedarse las gasolineras vacías. En el futuro conducir un coche o viajar en avión no lo podrá hacer el ciudadano medio, estará reservado a las superélites, a una de cada mil personas.

Una vez unos alumnos me preguntaron: "¿Oye, mis nietos podrán volar en avión?" Es una pregunta desgarradora porque la respuesta bien puede ser "No". Los viajes aéreos podrían desaparecer.


Sobre una gráfica donde se reflejen los 5.000 años de historia escrita, y 5.000 años más hacia el futuro, se puede ver en forma de abrupta subida, el episodio de los combustibles fósiles, el petróleo, el gas y el carbón. Es lo más inquietante que jamás le ocurrió al ser humano.

http://www.mkinghubbert.com/resources/video


En la era de Jesucristo había 300 millones de habitantes en el planeta, cantidad que se había doblado cuando llegó el carbón en el S. XVIII, entonces llegó el petróleo y la población se multiplicó por seis.

No creo que se pueda sostener la población actual, mucho menos la de dentro de 20 o 30 años, sin el uso de petroquímicos. Quizá se vuelva a la población que había antes de disponer de petróleo.

Estamos enfrentándonos a una situación sin precedente, sin parangón, y eso explica por qué es tan difícil que se acepte.

Uno siempre tiende a pensar que debe haber alguna solución. La negación en nuestras mentes nos impide pensar sobre ello. Simplemente no nos gusta pensar en ello. Estamos acostumbrados a acudir a la gasolinera, que siempre estuvo allí y damos por sentado que siempre seguirá allí.

Es duro. Es doblemente duro, porque nunca ocurrió antes.

FIN DEL DOCUMENTAL.



No lo dejo aquí. Creo que la mejor manera de formar una opinión, es verlo desde distintos puntos de vista. Si tienes un poco de escepticismo, esto en principio es sano. Investiga más, infórmate, analízalo todo, y después piensa por ti mismo.

Pero ante las dudas, cabe otro argumento todavía mas poderoso: el de la precaución. Casi ningún argumento científico futuro, puede ser demostrado al 100%, pero cuando en caso de ser verdad, los costes y daños asociados a dicho argumento son de una magnitud tan enorme, lo lógico es tomar medidas de precaución, sin estar seguros al 100% del grado de veracidad del acontecimiento futuro, o en las fechas en que se producirá. Si después resulta que de lo dicho, solo era verdad un 50%, los costes no serán tan enormes, pero si existirá un análogo coste del 50%.

Uno de los pioneros en el mensaje de transición hacia la no dependencia (además del Dr. Hubbert) fue Denis Hayes con el siguiente libro visionario de 1977, que todavía puedes comprar en español, en el siguiente enlace:

http://www.iberlibro.com/servlet/BookDetailsPL?bi=835795764&tab=1&searchurl=an%3DDenis%2Bhayes%26bi%3D0%26bx%3Doff%26ds%3D10%26sortby%3D3%26sts%3Dt%26tn%3DRayos%2Besperanza%26x%3D50%26y%3D11


Otro punto de vista (pero en esencia con la misma información), lo tienes en el siguiente documental (dividido en dos partes) donde expertos y profesionales dan su opinión. Lo mas interesante aquí, es que se “mojan” con un dato predictivo:

“Pero la clave está, creo yo, en lo siguiente: Ahora mismo el mundo consume unos 84 millones de barriles de petróleo diarios. La opinión en la industria del petróleo, es que se podría llegar, quizás, y tomándolo como un límite absoluto, a 95 millones de barriles de petróleo diarios. No creo que se pueda encontrar a nadie dentro del ámbito de la industria petrolera., y no digamos fuera de él, que piense en cifras mas altas.”

http://es.youtube.com/watch?v=IQEsLmXOB6I

http://es.youtube.com/watch?v=Z9DtQYLY6z0&feature=related


Una buena colección de todos los documentales, junto con más información relacionada, la tienes en el siguiente blog:

http://www.petroleoendeclinacion.blogspot.com/

Algunos videos entran en el terreno de la imaginación, mostrándonos como el declive nos afectará a los ciudadanos: Documental “Cuando el petróleo se acabe”.

Mas riguroso es “Crisis energética”. En este documental, se puede observar un dato quizás algo tranquilizador. En los países en los que ya se ha llegado al cenit, aunque el declive es real y inexorable, la curva descendente es relativamente suave en los primeros 10 años (formando un meseta descendente esos 10 años), exceptuando algunos como Inglaterra. Esto lo puedes ver al final del segundo video.


video


video


video

Incluso si tienes algunos amigos (no amigas) que “pasan de todo”, si les envías este enlace, puede que por fin captes su atención :

http://despiertaya.wordpress.com/2008/04/19/el-cenit-del-petroleo-o-peak-oil-no-es-una-teoria-es-un-hecho

Aunque intentemos mostrarlo de un modo “amigable”, este es claramente el problema mas serio al que se enfrentará la humanidad, y pronto desplazará en importancia, al consecuente problema del calentamiento global.

Personalmente pienso que si hace 40 años consumíamos la mitad del petróleo que consumimos en la actualidad, cuando realmente empiece a aparecer el déficit entre producción y demanda, el “homo hidrocarburo” no se va extinguir por ello. Si tendremos que volver a adaptarnos (a la fuerza) a vivir sin tanto consumismo, pero al tener que hacerlo en tan solo 10, 15, o 20 años (en vez de por ejemplo esos 40 años de crecimiento), esto tendrá fuertes consecuencias económicas, ecológicas, y sobretodo humanas, es decir, hambruna para millones de personas (según expertos, la mitad del mundo).

Es seguro al 100% que el petróleo se acabara, o mejor dicho, no se acabará, pero tendrá algún día un precio tan alto que dejará de usarse como combustible, con lo que para el caso es lo mismo. Lo que no sabemos es, si el declive hasta llegar a la mitad de la producción actual, será a lo lardo de tan solo 15 o 20 años. Ojalá sea un periodo mas largo, y nos de tiempo a adaptarnos, pero en cualquier caso deberíamos empezar ya a elaborar un plan (como dice en la carátula de la película “Un crudo despertar”).

No hay comentarios: